martes, 30 de julio de 2013

Bizcocho sin azúcar y ayuda para esculpir tartas

     Lo prometido es deuda, así que os traigo unas poquitas fotos del "cómo se hizo" la tarta de R2-D2 y, ya que estoy, la receta. Ya os conté que la receta es sin azúcar porque una de las personas que iban a comer tarta es diabética. Estuve consultándoles qué podía tomar y qué no y al final hice una adaptación de una receta que hago habitualmente pero cambiando el azúcar por endulzante artificial apto para diabéticos.

     Respecto al tema de los diabéticos, yo personalmente habría optado seguramente por utilizar harina integral porque su índice glucémico es menor, pero me dijeron que preferían que usara harina normal. También tengo entendido que cuantas menos grasas tomen los diabéticos (ya, y todos en general... pero un día es un día) mejor, por lo que quizás habría sustituido el buttercream por una crema pastelera (aquí tendríamos el problema de la harina, pero creo que un par de cucharadas de harina seguramente sean mejores que 300g de mantequilla) o un merengue. También lo consulté y me dijeron que no había problema por que tomase un poco de mantequilla un día, así que seguí adelante.

     De tal manera que al final hice un bizcocho de chocolate relleno de buttercream de café. Esta foto que os pongo ahora es del bizcocho ya montado, antes de esculpir la forma.


     Os aviso de que las fotos las hice con el móvil, así que la calidad es pésima, pero en plena elaboración y llena de mantequilla y migas por todas partes no era plan de ponerse a hacer virguerías.

     Como podéis ver, utilicé 5 capas de bizcocho, porque quería que quedase bien alta para después poder cortar sin miedo de quedarme con una tarta bajita o de no conseguir la forma deseada. Hice tres bizcochos y los fui cortando, almibarando, rellenando y apilando. 

     Y aquí es donde empieza lo divertido. Utilicé un cuchillo de Ikea normalito, de los de cortar carne, porque necesitaba uno con sierra para poder cortar bien el bizcocho sin destrozarlo. Sé que hay gente que utiliza plantillas para recortar sus bizcochos y darles forma, pero como era una forma relativamente sencilla me lancé a hacerlo sin plantilla.


     Del proceso de esculpido en sí poco os puedo contar. Simplemente consiste en ir cortando de aquí y de allá hasta que consigáis que vuestro bizcocho tenga la forma que andáis buscando. Lo que sí os recomiendo porque me parece super importante, sobre todo si estáis empezando a esculpir bizcochos, es que hagáis un bizcocho más grande de la medida en que queráis que se quede y también que quitéis muy poco a poco. Siempre es más fácil quitar que añadir. Si por lo que sea os equivocáis y cortáis de más, tampoco os asustéis demasiado ya que siempre podéis volver a pergarlo con un poco de buttercream o la crema que estéis usando de relleno. No quedará tan estable como si no lo hubiéses pegado, pero os servirá y además al cubrirlo con una capa de buttercream y después con el fondant no se notará.

     En este caso, como véis, yo tallé mi bizcocho con forma de cúpula (o lo que es lo mismo, una semiesfera) para poder hacer la cabeza de R2-D2, el divertido droide de Star Wars. Tras un ratito de esculpir (menos de lo que esperaba, por suerte), logré darle una forma casi perfecta de cúpula y me dispuse a cubrirlo con buttercream. Así quedó una vez cubierto:


     La foto quedó un poco movida, pero véis cómo quedó. Una vez cubierto de buttercream lo enfrié un rato en la nevera. Lo dejé como media hora enfriando y lo saqué para cubrirlo con fondant.


     Ya cubierta de fondant se aprecia mejor la forma esférica de la parte superior de la tarta. Después del fondant me divertí mucho con el spray de pintura comestible que os comenté en la entrada en la que os enseñé la tarta terminada. Con la tarta blanquita como un lienzo es un gustazo ponerte a cubrirla toda con spray, aunque luego te tires limpiando purpurina plateada dos semanas. Creo que no tardaré mucho en encontrar alguna otra excusa para usarla porque es una pasada.

     A continuación os recuerdo los puntos importantes a tener en cuenta a la hora de esculpir un bizcocho:

- Utilizar un cuchillo con sierra.
- Partir siempre de un bizcocho considerablemente más grande (cuanto menos experiencia tengáis, más grande tendrá que ser vuestro bizcocho) del tamaño final que queráis.
- Cortar poco a poco, nunca cortar trozos grandes de golpe (a no ser que lo tengáis marcado con plantilla y sepáis que podéis hacer un corte limpio). Es mejor cortar muchas veces trocitos pequeños y así os vais asegurando.
- Si os equivocáis, que no os dé un ataque de pánico, todo tiene solución: coged el trozo de bizcocho que queráis volver a colocar en su sitio y pegádlo con la crema de relleno que estéis utilizando.
- Hacer las cosas despacio, las prisas nunca son buenas compañeras de este tipo de trabajos.
- Practicar siempre que se pueda, la práctica hace la perfección.

     Veréis que en cuanto llevéis cinco minutos seguidos haciéndolo os veréis mucho más confiad@s y suelt@s. Os pongo ahora una foto de la tarta ya pintada antes de pegar las decoraciones.


     Y ahora vamos con la receta:

PARA EL BIZCOCHO (sale un bizcocho de 15 cm de diámetro que podemos cortar en dos mitades):

1 huevo
170 g de harina (si es para diabéticos recomiendo utilizar harina integral)
100 g de aceite de girasol o de oliva suave (o el que más os guste)
250 ml de leche semidesnatada 
7,5 g de levadura
40 g de cacao en polvo (yo utilicé el de Valor que es apto para diabéticos)
50g de chocolate apto para diabéticos (utilicé el chocolate negro sin azúcares de Valor también apto para diabéticos)
Edulcorante al gusto (podéis utilizar sacarina, aspartamo, sirope de ágave o cualquier otro edulcorante apto para diabéticos)

   Precalentamos el horno a 180ºC con calor sólo por abajo y sin ventilador. Rallamos el chocolate y reservamos. Tamizamos la harina junto con el cacao y la levadura y reservamos.

     Encamisamos nuestro molde: primero lo untamos bien de mantequilla, margarina, aceite o cualquier grasa y después lo espolvoreamos bien de harina.

     En un bol, batimos el huevo con el azúcar hasta que la mezcla aclare (quedará casi blanca). Añadimos el aceite y después la leche. Después añadimos la mezcla de harina con levadura y cacao de cucharada en cucharada mezclando bien pero sin batir. Por último, añadimos el chocolate rallado, vertemos la masa en el molde y horneamos durante 40 minutos. Pasado este tiempo, vamos pinchando con un palillo hasta que salga limpio. Entonces sacamos el bizcocho del horno, lo desmoldamos y lo dejamos enfriar.

PARA EL BUTTERCREAM:

150 g de claras de huevo pasteurizadas
450g de mantequilla a temperatura ambiente
edulcorante al gusto
nescafé al gusto
una cucharadita de esencia de café sin azúcar

     Calentamos un poco las claras al baño maría. Montamos las claras hasta que hagan picos blandos. Esperamos a que se enfríe y añadimos la mantequilla poco a poco. En este momento la mezcla se cortará, pero nosotr@s seguiremos batiendo hasta que vuelva a unirse todo.Una vez hayamos conseguido una crema suave y brillante añadimos el edulcorante al gusto y un par de cucharaditas de Nescafé. Añadimos la esencia de café y probamos. Si hace falta, añadimos más esencia de café.

     Os advierto que el Nescafé no se deshace del todo en el buttercream, por lo que quedan "tropezoncitos" de café en la crema. A mí personalmente me gustan mucho, pero sé que hay gente a la que no, por eso os lo aviso. Si no os gustan, prescindid del Nescafé y probad con otra cosa.

     El fondant de la tarta era CON azúcar, por lo que la persona diabética tuvo que apartarlo y no comérselo. Salvo ese detalle, la verdad es que es una alegría poder hacer dulces que puedan llegar a más gente, especialmente a personas que debido a algún tipo de intolerancia no puedan comer dulces de manera habitual o les sea complicado encontrar lugares donde piensen en ellos a la hora de hornear.


     De momento os dejo aquí, pero pronto traeré más cositas que he tenido tiempo esta última semana de hornear cosas muy interesantes. Os deseo felices vacaciones a aquell@s que estéis disfrutando de ellas y a l@s que no... ¡ya llegarán!

Un abrazo,

Lara

Canción del día: Surfin USA - The Beach Boys.









   

5 comentarios:

  1. Me encanta ver, la parte de atrás de las tartas ja ja su proceso!! esta tarta es toda una monería un besico y feliz martes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ya! El "making of" siempre es divertido de ver :)

      Eliminar
  2. Pedazo tarta, te ha quedado estupenda!!! No tenia ni idea de como se hacía, que guay gracias por compartirla con nosotras. Haber si algún día me animo y preparo una.
    Un besote guapa:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Noemí! Acabo de pasarme a ver tu tarta de grosellas y he dejado el teclado del ordenador lleniiiito de babas!!

      Eliminar
  3. Muchas gracias por compartir tu espectacular tarta y sin azúcar!!. Mi padre es diabético y le encantará!!

    ResponderEliminar

Agradezco mucho todos vuestros comentarios, me encanta leeros y contestar a todas vuestras dudas o sugerencias.