lunes, 22 de abril de 2013

Cupcakes sin gluten de vainilla y kiwi

     Llevaba ya un tiempo (bastante largo, probablemente meses) planteándome crear unos cupcakes aptos para celíacos. Lo pensaba cada vez que pasaba por la sección de harinas de Mercadona. Porque claro, ves las harinas sin gluten y piensas "¿habrá mucha diferencia?" "¿quedarán bien unos cupcakes así?" Pero no me terminaba de decidir a hacerlos, porque, al fin y al cabo, no tengo en mis círculos cercanos a ningún/a celíac@. Pero vaya, hace poco estaba en Mercadona, en la sección de harinas, y me decidí. Unos días después, tenía unos deliciosos cupcakes sin gluten en la cocina.



     Son los primeros y la verdad es que están deliciosos (he probado uno jijiji), pero sí que se nota una textura distinta en el bizcocho. Es sutil, pero está ahí. Así que horneé otros en los que cambié un poco las proporciones de harinas y creo que han quedado mejor. Os daré las dos opciones para que elijáis.



     La verdad es que ha sido una aventura, porque nunca había hecho nada sin gluten, y como soy así de artista, en vez de mirar una receta especial para celíacos, me la he inventado. Lo sé, no tengo remedio. Pero la verdad es que el resultado ha sido genial porque son unos cupcakes muy esponjosos, nada secos y muy ligeros. Incluso estoy pensando en usar la receta con harina de trigo a ver qué tal quedan.


     Estos cupcakes los he probado :) ¡yujuuu! Como os conté en el post anterior, estoy en plena O.B. (Operación Bikini), pero tras haber adelgazado 9 kilos (ohhh yeaaaah!!), mi nutricionista (que es una santa) me ha dado una tregua y me ha dejado comerme 3 cupcakes a la semana. ¿Os lo podéis creer? A mí me cuesta mucho, pero como estaba presente cuando me lo dijo, no me queda otra que creérmelo. Aunque no sé si me comeré los tres, porque me da miedito, a ver si ahora voy a liar todo el esfuerzo del mes que llevo a dieta. Eso sí, esta mañana me he zampado uno de estos sin gluten, que tenía que ver cómo habían quedado. Mañana me mataré en la bici elíptica para acabar con los remordimientos.


     Bueno, paso a daros la receta. He utilizado kiwis porque tenía en casa unos que se me estaban poniendo un poco demasiado maduros (y porque ya sabéis lo que dicen de los kiwis y las dietas... y ya  que peco, que sea lo menos posible), pero podéis usar la fruta que queráis. Si os soy sincera, el sabor del kiwi no se notaba nada en absoluto.

Ingredientes para los cupcakes:

     100ml de aceite de girasol
     110g de Maizena
     70g de harina de arroz
     150g de azúcar
     120ml de leche semidesnatada (yo he utilizado desnatada porque no tenía otra)
     1 cucharadita de zumo de limón
     1 huevo
     1 cucharadita de bicarbonato
     1 cucharadita de vinagre
     90g de kiwi triturado
     1 cucharadita de esencia de vainilla

     Como siempre, precalentamos el horno a 160ºC con calor por arriba y por abajo pero sin ventilador. Preparamos las cápsulas de los cupcakes en la bandeja. Preparamos buttermilk mezclando la leche con el zumo de limón y lo dejamos reposar unos 5 minutos. Por otro lado, tamizamos juntos la harina de arroz, la Maizena y el bicarbonato y reservamos.
     En un bol, mezclamos el aceite con el azúcar hasta que estén completamente integrados. Añadimos el huevo y batimos hasta que aclare un poco la mezcla. Entonces añadimos la esencia de vainilla y batimos un poco más.
     Añadimos la mitad de la mezcla de las harinas y lo mezclamos hasta que esté todo bien integrado, pero sin mezclar de más. Agregamos el buttermilk y mezclamos y, por último, añadimos el resto de la mezcla de harinas. Cuando la masa sea homogénea, echamos el kiwi (o la fruta que hayamos elegido) triturada y removemos bien con una espátula.
     Llenamos las cápsulas con la masa hasta 2/3 de su capacidad. Si horneamos a 160ª los cupcakes no suben demasiado, así que si nos pasamos un poco no hay problema. Horneamos durante 23 minutos o hasta que, al pincharlos con un palillo, éste salga seco. Dejamos enfriar 5 minutos en la bandeja y después los pasamos a una rejilla para que se enfríen del todo. Podríamos echarle algún tipo de almíbar o rellenarlos al gusto, pero yo en este caso no lo he hecho.

     La segunda opción es utilizar 110g de harina de arroz y 70g de Maizena, pero creo que queda mejor si usamos más proporción de Maizena que de harina de arroz. Probad y me contáis.

Ingredientes para el swiss meringue buttercream con mascarpone:

     4 claras de huevo pasteurizadas
     200g de azúcar
     140g de mantequilla a temperatura ambiente
     250g de mascarpone
     2 cucharaditas de vainilla (yo usé vainilla en pasta de Home Chef, ¡deliciosa!)

     Calentamos al baño maría las claras con el azúcar (sé que esto es trampa y váis a leer por todas partes que no lo hagáis, pero yo lo hago: lo caliento directamente sobre el fuego, no al baño maría). Una vez se haya disuelto el azúcar, pasamos la mezcla a un bol y batimos, primero despacio y después a potencia máxima, hasta que nos quede un merengue relativamente firme. No quedará como cuando batimos las claras a punto de nieve sin más, sino con un toque más cremoso. Cuando el bol se haya enfriado, añadimos la mantequilla a taquitos, poco a poco y mezclando a velocidad baja. Después añadimos el mascarpone. Seguimos batiendo hasta que la mezcla parezca que se ha cortado. ¡No os asustéis! Queda una cosa asquerosa, pero hay que seguir batiendo y os prometo que se arregla. Yo le echo la vainilla (o el sabor que escoja) al final, cuando ya ha adquirido la textura adecuada.



     Y ya está, sólo nos queda coger nuestra boquilla preferida y decorar nuestros cupcakes SIN GLUTEN al gusto. Están igual de buenos que los de harina de trigo y son aptos para más gente. Os animo a que los probéis porque, aunque podáis comer gluten, estas harinas le dan al bizcocho una textura distinta y muy interesante.


     Os comento que el fondant que he usado es también sin gluten, y lo he teñido con colorante Party Green de Sugarflair que no tiene gluten ni frutos secos (para posibles alérgicos). Ésta es mi primera receta sin gluten pero creo que vendrán muchas más porque he quedado muy contenta con el resultado, y siempre es bueno saber que lo que preparas lo puede comer más gente.


     Feliz comienzo de semana. Un abrazo,

     Lara


Canción del día: Había una vez un circo - Los payasos de la tele

   
   

10 comentarios:

  1. qué pintaza!! pásate por mi blog que tengo un regalito para ti- elfestindeana.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Holaaa!!

    Sin duda super cucos y sanos! Con frutita incluida!!

    Me quedo siguiendote,vale?

    Y te espero cuando quieras! Un besazoo!!

    Ella y sus postres!! =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, sanos sanos... jajaja aún no consigo librarme de la mantequilla para el frosting! Pero al final lo conseguiré, ya veréis ;) Gracias por seguirme, un besote

      Eliminar
  3. Tienen una pinta estupeeeeeenda!! Es una idea perfecta lo de hacerlos sin gluten! Para cuando te surja alguna ocasión ya sabes como hacer que te salgan perfectos!
    Besos dulces!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí! No lo había visto así jajaja estoy en la parra tienes razón, por si alguna vez me surge, que nunca se sabe.

      Eliminar
  4. Es que hay un montón de niños celíacos, y hay que adaptarse, un besito!
    Carmela de los Dulces de Lía

    ResponderEliminar
  5. Tengo un amiguito que al igual que su mama son celiacos seguro que les doy una alegría con esta receta!! Te han salido estupendos ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias guapa! Espero que la hagas y que les guste mucho

      Eliminar

Agradezco mucho todos vuestros comentarios, me encanta leeros y contestar a todas vuestras dudas o sugerencias.